Mejores termometros adulto y bebes

Tipos de termómetros

Aunque son difíciles de leer, los termómetros de mercurio hechos de vidrio se han venido utilizando desde hace mucho tiempo para medir la temperatura en el recto, la boca o la axila (aunque no en el oído). Ya no se recomienda utilizarlos porque pueden romperse fácilmente y liberar el mercurio, que es tóxico. Estan prohibidos desde 2009

Los termómetros electrónicos digitales ofrecen una serie de ventajas sobre los de vidrio, ya que sus lecturas son mucho más rápidas y la pantalla es fácil de leer. Además, no existe el riesgo de que alguien pueda lastimarse con fragmentos de vidrio o con el mercurio.

Los termómetros infrarrojos miden el calor generado por las superficies y las cavidades. La principal ventaja de este tipo de termómetros radica en su velocidad, puesto que solamente se tarda unos segundos en obtener una lectura de temperatura.

Los termómetros infrarrojos de oído miden el calor producido por el tímpano y el tejido que lo rodea. Estos termómetros proporcionan una temperatura exacta en una pantalla de fácil lectura y en unos pocos segundos, pueden dar falso positivo si existe infección de oido

*** Como cualquier aparato es necesario leer y seguir las instrucciones de uso de cada termometro ***

Las funciones de los termómetros

Los modelos de termómetro más sofisticados, especialmente los termómetros infrarrojos, ofrecen una gama de funciones que los hacen fáciles de usar y aumentan su fiabilidad. El número de funciones proporcionadas influye obviamente en el precio final del dispositivo, pero es una inversión que vale la pena considerar, especialmente en el caso de termómetros para recién nacidos.

A continuación se muestra una lista de las principales funciones disponibles en el mercado:

  • Memoria: Muchos termómetros digitales e infrarrojos tienen una función de memoria que registra los últimos valores para monitorear la temperatura corporal durante un período de tiempo determinado;
  • Alarma de alta temperatura: Cuando la temperatura supera un valor determinado, normalmente 37 °C, el termómetro emite una señal acústica o visual;
  • Desconexión automática: El termómetro se desconecta automáticamente al cabo de unos minutos para evitar que se agoten las pilas;
  • Luz nocturna: gracias a una retroiluminación, la temperatura se puede leer en la pantalla incluso en la oscuridad. Esta función es especialmente útil si desea medir la temperatura de un recién nacido sin despertarlo;
  • Indicación de la edad: esta característica le permite ajustar el termómetro según la edad del niño. Los sistemas para determinar la fiebre pueden cambiar con la edad;
  • Punta precalentada: Algunos termómetros de oído tienen una función que calienta la punta antes de su uso y por lo tanto aumenta la fiabilidad de respuesta;
  • Bluetooth: algunos modelos ofrecen la posibilidad de asociar el termómetro vía Bluetooth a una aplicación del teléfono móvil, lo que permite controlar la temperatura corporal a lo largo del tiempo.

¿Cómo tomar la temperatura?

La temperatura suele comprobarse en el oído, la boca, el recto, la axila o la frente. Todos los métodos se consideran exactos si se llevan a cabo correctamente. Las lecturas de temperatura pueden variar ligeramente dependiendo del método utilizado, para que sean coherentes se recomienda utilizar el mismo método.

Oído

Las mediciones en el oído son delicadas, rápidas y fáciles, y por ello son las preferidas por muchos padres. No obstante, como a menudo la temperatura varía de una lectura a otra, existe la creencia errónea de que los termómetros de oído son inexactos. Para minimizar este efecto, es muy importante usar el termómetro de oído correcto. Para obtener sistemáticamente lecturas exactas, busque uno que tenga una punta pequeña precalentada y algún tipo de sistema de posicionamiento.

Como con cualquier termómetro, asegúrese de que el niño esté bien sentado antes de medir la temperatura. Cuando utilice un termómetro de oído, siga las instrucciones del fabricante. Las lecturas en el oído solamente tardan unos segundos.

Al medir la temperatura con un termómetro de oído, hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • Tome siempre la temperatura en el mismo oído, ya que la lectura del oído derecho podría diferir de forma natural de la del izquierdo.
  • Los factores externos pueden influir en la temperatura del oído, especialmente cuando una persona:
    • Ha estado recostada sobre uno u otro oído
    • Ha tenido los oídos tapados
    • Ha estado expuesta a temperaturas muy altas o muy bajas
    • Ha estado bañándose o nadando recientemente
  • En estos casos, elimine estos factores externos y espere 30 minutos antes de tomar la temperatura.
  • Si se han aplicado gotas para los oídos u otro tipo de medicación en el conducto auditivo de un oído, tome la temperatura en el otro oído.
  • Para poder obtener lecturas exactas, el oído no debe tener obstrucciones ni demasiado cera.
  • Si la persona tiene una infección en el oído externo (otitis externa) no es conveniente utilizar un termómetro de oído, ya que podría ser doloroso.
  • No tome nunca la temperatura en un oído que sangre o tenga signos de otorrea.

Gracias a su avanzada tecnología, el ThermoScan® de Braun es uno de los termómetros de oído más exactos y fiables del mercado.

Frente

Tomar la temperatura en la frente es una forma delicada de comprobar la fiebre. Los termómetros de frente miden la energía de infrarrojos emitida por la piel por encima de las cejas y el tejido circundante. Esta energía se capta a través de la lente y se convierte a en un valor de temperatura.

En el mercado se pueden encontrar diversos tipos de termómetros de frente, y para garantizar la exactitud de las lecturas es importante tomar la temperatura exactamente como se indica en el manual de instrucciones.

Medir la temperatura con el termómetro No-touch + forehead de Braun es sumamente fácil:

  • Limpie la zona o retire el cabello de la frente antes de realizar una medición.
  • Coloque el termómetro delante de la frente en medio de las cejas, ya sea en contacto directo con la frente, o a una distancia de 5 cm usando el sensor de proximidad y el haz de luz para apuntar. Para los pacientes que miden su propia temperatura, se recomienda utilizar la opción de «contacto» en lugar del modo «sin contacto».
  • Mida la temperatura.
  • El indicador de fiebre codificado por colores facilita la interpretación de la lectura.

NOTA: antes de medir la temperatura, el paciente debe haber pasado 30 minutos en el interior de una edificación. El paciente y el termómetro deben estar a la misma temperatura ambiente durante al menos 10 minutos.

Axila

Este es un método seguro y simple para niños de todas las edades.

El procedimiento es el siguiente:

  • Asegúrese de que la ropa del niño no se interponga entre el termómetro y la piel.
  • Coloque la punta del termómetro bien arriba en la axila y sosténgalo en esa posición bajando y manteniendo el brazo del niño apretado contra su pecho el tiempo suficiente para tomar la lectura.

Oral

Si los niños pueden sujetar fácilmente el termómetro con la boca, por lo general se recomienda medir la temperatura oral.

El procedimiento es el siguiente:

  • Asegúrese de que el niño no haya tomado bebidas frías o calientes en los 30 minutos anteriores a la lectura y que se siente derecho durante el proceso.
  • Coloque suavemente la punta del termómetro a un lado debajo de la lengua del niño, hacia la parte de atrás de la boca.
  • Pida al niño que mantenga el termómetro en esa posición con los labios y las manos. Si usa un termómetro digital, que es más resistente y flexible que los de vidrio, el niño podrá morderlo para mantenerlo en su sitio. Las primeras veces es probable que tenga que ayudarle sujetando el termómetro para que no se mueva.
  • La punta del termómetro no debe quedar expuesta al aire al respirar, ya que la evaporación enfría el sensor. Haga que el niño respire por la nariz.

Rectal

Tomar la temperatura rectal de un bebé no es difícil, y no tiene por qué resultar incómodo ni para el bebé ni para usted. Existen algunos termómetros especialmente diseñados para medir la temperatura rectal fácilmente y con rapidez.

El procedimiento es el siguiente:

  • Coloque al bebé boca abajo o boca arriba sobre una superficie plana, cómoda y firme, ya sea sobre su regazo, una mesa para cambiar pañales, un sofá o incluso el suelo.
  • Si lo coloca boca arriba, levántele las piernas como si fuera a cambiarle el pañal. Si está boca abajo, colóquelo de modo que las nalgas sobresalgan ligeramente metiendo sus rodillas debajo o poniéndolo sobre su regazo con las piernas colgando.
  • Aplique un poco de lubricante en el extremo corto y redondeado del termómetro.
  • Introduzca con cuidado la punta del termómetro en el recto (el ano) hasta que haya entrado toda la parte metálica (aproximadamente un centímetro).
Deja un comentario