Saltar al contenido

Cocinar en Microondas

Cocinar en microondas

Los hornos microondas funcionan al producir ondas electromagnéticas a través de un  magnetrón  dentro del horno. Estas ondas crean fricción en las moléculas del agua en la comida, haciendo que se calienten, las moléculas vibran y producen calor y, a través de la conducción, lo transfieren. El mismo proceso, pero más rápido, que el horno convencional, así como los obvios  beneficios de la velocidad , el ahorro de energía y en el lavado de platos, este método de cocina puede retener más nutrientes en la comida. Conservan su color y textura. El proceso es más rápido, reduciendo el tiempo de cocinado de los alimentos

Casi todos los alimentos pueden ser cocinados en el microondas. Lo que sí conviene es elegir recipientes aptos. No todos los plásticos, ni lozas o vajillas, lo son. Los mejores son los de vidrio, que una vez limpios no tendrán residuos, pero hay moldes de silicona diseñados para microondas y bolsas de cocción que facilitan el trabajo.

Lo que hay que evitar es introducir los recipientes herméticos cerrados, los alimentos con cáscara o piel dura (como el huevo, la manzana o el marisco) y, por supuesto, el metal. Este último, con una excepción: al calentar líquidos es bueno introducir una cucharilla en el recipiente para evitar que arranque a hervir cuando lo vayamos a retirar del microondas. Así se reduce el riesgo de quemaduras. Por eso verás una pegatina que muestra un vaso tachado y al lado uno con una cucharilla dentro.

Cocinar en microondas

Los hornos microondas funcionan al producir ondas electromagnéticas a través de un  magnetrón  dentro del horno. Estas ondas crean fricción en las moléculas del agua en la comida, haciendo que se calienten, las moléculas vibran y producen calor y, a través de la conducción, lo transfieren. El mismo proceso, pero más rápido, que el horno convencional, así como los obvios  beneficios de la velocidad , el ahorro de energía y en el lavado de platos, este método de cocina puede retener más nutrientes en la comida. Conservan su color y textura. El proceso es más rápido, reduciendo el tiempo de cocinado de los alimentos

Casi todos los alimentos pueden ser cocinados en el microondas. Lo que sí conviene es elegir recipientes aptos. No todos los plásticos, ni lozas o vajillas, lo son. Los mejores son los de vidrio, que una vez limpios no tendrán residuos, pero hay moldes de silicona diseñados para microondas y bolsas de cocción que facilitan el trabajo.

Lo que hay que evitar es introducir los recipientes herméticos cerrados, los alimentos con cáscara o piel dura (como el huevo, la manzana o el marisco) y, por supuesto, el metal. Este último, con una excepción: al calentar líquidos es bueno introducir una cucharilla en el recipiente para evitar que arranque a hervir cuando lo vayamos a retirar del microondas. Así se reduce el riesgo de quemaduras. Por eso verás una pegatina que muestra un vaso tachado y al lado uno con una cucharilla dentro.

Última actualización el 2020-10-29 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados