Saltar al contenido

Planchas para el pelo

Las planchas para el pelo domesticas

Las planchas para el pelo tienen como objetivo alisar el pelo dejándolo lacio lo que hace que al mismo tiempo éste pierda volumen. Hasta el día de hoy, las planchas de pelo parecen ser la única solución para obtener un pelo suave y liso que tanto deseamos.

Este complemento de belleza, es un complemento necesario y su elección correcta nos proporcionara una herramienta de calidad y ajustada a nuestras necesidades las planchas para el pelo hoy en día cuentan con funciones y complementos útiles.

Diferentes materiales en las planchas de pelo

Planchas del pelo de Cerámica:

Material que reparte mejor el calor que las placas de hierro, lo que que evita zonas más calientes en las placas, a parte soporta cambios bruscos de temperatura en comparación a las de hierro.

Planchas del pelo de Nanocerámica:

Materiales tecnológicamente superiores a la vitrocerámica con una superficie mas deslizante que la vitrocerámica, lo que produce menos agresión al pelo, soportando cambios mas bruscos de temperatura que la vitroceramica.

Planchas del pelo de Turmalina y Nanoturmalina:

 La turmalina es un material que de manera natural emite calor infrarrojo al calentarse, Esto aplicado a una plancha, supone que a parte de calentar el pelo desde fuera, lo hacemos desde dentro también. La nanoturmalina es una evolución que simplemente desliza mejor el pelo.

Planchas del pelo de Titanio:

Hoy por hoy se considera uno de los materiales más deslizantes que existen, por consiguiente es la que mecánicamente menos agrede el pelo.

Planchas del pelo de Iónicas o no iónicas:

Cuando se emiten iones en una plancha lo que hacemos es vaporizar la humedad alrededor del pelo añadiéndole el efecto que tienen los iones en las cutículas del pelo, que hacen que se cierren más: estas planchas higienizan más el pelo y el resultado es un pelo mucho más brillante e hidratado que el comparado con una plancha de pelo que no ióniza.

 

Como usar correctamente una plancha del pelo

Independientemente del material de construcción de nuestra plancha del pelo su uso es común en todas ellas solo variando, tiempo y pasadas hasta conseguir el efecto deseado.

Salvo algún modelo específicamente diseñado para ello, las planchas se usan siempre sobre el cabello seco. Nunca las uses sobre el cabello mojado porque puede dañarse la fibra capilar y es peligroso.

La temperatura mínima para un buen alisado son 120 ºC. En la duda, usa siempre la temperatura más baja recomendada para tu tipo de cabello.

Si tienes los cabellos finos y dóciles, nunca subas por encima de 160 ºC. Si tus cabellos son más gruesos o tienen rizos marcados puedes llegar hasta 200 ºC.

Divide el cabello en pequeñas mechas de espesor no superior a 3 o 4 centímetros y desliza la plancha de la raíz a la punta, sin detenerla en ningún punto durante más de 2 segundos.

Debemos empezar con una temperatura baja y vamos aumentándola poco a poco, hasta que adquieras destreza. Aunque inviertas más tiempo en los primeros alisados, es mejor que no te arriesgues: las planchas pueden superar los 240 ºC y convertirse en peligrosas si no se usan con cuidado.

No uses la plancha alisadora cerca del agua, sobre todo con los pies descalzos. Como ocurre con el secador, existe el riesgo de electrocución.

Ten cuidado para no tocar accidentalmente las partes calientes de la plancha. Pueden superar los 240 ºC y causar quemaduras. Por la misma razón, no apoyes la plancha caliente sobre una superficie con poca resistencia al calor.

Última actualización el 2020-10-27 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados