Saltar al contenido

Consejos para ahorrar en tu hogar

Como ahorrar en tu día a día en tu hogar

 

Te vamos a dejar unos consejos practicos y metodos para ahorrar que nos van a ayudar en un periodo de medio o largo plazo puedas tanto reducir los gastos como poder tener unos ahorros. Aunque todo esto es variable según tus hábitos de gastos en referencia a tus ingresos, y como de concienciado estes con un cambio en la forma de gestionar tu presupuesto.

Hacer un presupuesto

Lo más básico para ahorrar es organizar los gastos: saber cuánto ingresas y cuánto (y en qué) gastas. Para ello, hacer un presupuesto mensual, quincenal o semanal es clave.

  • Se disciplinado. Para lograr ahorrar hay que seguir una disciplina férrea, los métodos de ahorro son un periodo medio largo plazo. En momentos de crisis económica o volatilidad es imprescindible tener unos objetivos que son a largo plazo ten paciencia. Implica a los miembros de tu unidad familiar, de tu comunidad y los que te rodean, recuerda ser ahorrador no es, ser un tacaño/a. Desde aquí te recomendamos destinar un pequeño porcentaje en ocio o capricho.
  • Reducir el gasto de suministros básicos

Si necesitas reducir gastos de manera efectiva, pocos modos de ahorrar son tan sencillas como bajar el gasto en consumos diarios.

Recortar gastos fijos secundarios

Los gastos fijos secundarios, que podemos recortar. Por ejemplo, podemos prescindir del gimnasio, se pueden anular suscripciones a revistas, reducir o cambiar la tarifa móvil, etc

Metodos de ahorro

El reto de las 52 semanas

Este método consiste en poner dinero durante 52 semanas en una lata, bote, frasco o caja. El reto obliga a meter cada semana la cantidad de dinero equivalente al número de la semana que toca:

  • En la semana 1 se deposita un euro.
  • En la semana 2, dos euros…
  • … en la semana 15 se meten 15 euros.
  • …en la semana 32, 32 euros… y así de manera sucesiva hasta llegar a la semana 52, en la que se depositarán 52 euros.
  • Esto da una cifra total de ahorro de 1.378 euros en un año.

Se trata de una forma de ahorro por semana, progresiva y constante. Puedes personalizar si tu poder adquisitivo o ahorrador es mayor o compensar si aportar más las primeras semanas si sabes que no podrás aportar lo mismo en la semana 52.

Método ALP

El método ALP, del experto en finanzas José Carlos Álvarez Jiménez, autor del blog ‘Cuánto vale un euro’, es muy útil y efectivo, aunque requiere fuerza de voluntad. ALP quiere decir «Aparta Lo Primero» y se basa en que nada más recibir el ingreso principal (nómina, pensión, etc.), se destine una cantidad de dinero para el ahorro y se viva con el resto durante todo el mes.

Establecer un porcentaje: Ahorrar entre el 10 y el 15% de los ingresos. Esta regla no puede aplicar a todos por igual. Lo primero que hay que hacer es determinar qué porcentaje se puede guardar.

Identificar los gastos innecesarios: Cambiar a tarifas más baratas de streming o telefonia darse de baja si fuese necesario buscar plataformas para compartir suscripciones. Te recomendamos GamsGo

Kakebo, el método japonés

Kakebo (o kakeibo) no es más que el libro de contabilidad y finanzas de siempre, que había antes en cualquier establecimiento o negocio. En él se separan gastos e ingresos, y distintas partidas. Creado en 1904 por la japonesa Motoko Hani

Esta estrategia para ahorrar consiste en anotar, primero, los gastos e ingresos.

Para hacerlo podrás apuntar y desglosar:

  • Los ingresos que tendrás ese mes con fecha, concepto y cantidad.
  • Los gastos fijos. Los gastos fijos son aquellos que tenemos que cubrir todos los meses. En esta categoría se te sugieren algunos de los gastos más comunes: hipoteca o alquiler, teléfono, gimnasio, abono de transporte o garaje y cuotas de tarjetas de crédito.

El presupuesto del mes se puede calcular de dos formas:

  • Restando los gastos fijos a los ingresos.
  • Restando a los ingresos los gastos fijos más una cantidad que ya apartarás para ahorrar a principio de mes.

El resultado es el dinero que tienes en tu monedero para empezar el mes.

Método de ahorro Harv Eker

Harv Eker propone un sencillo sistema para repartir los ingresos en porcentajes y así poder ahorrar. Debes guardar tus ingresos cada mes de la siguiente manera:

  • 55 % destinado a necesidades básicas: casa, agua, alimentos…
  • 10 % para ahorro: este dinero no se puede tocar para nada.
  • 10 % para formación: libros, material de oficina, cursos, exposiciones, etc.
  • 10 % para inversiones a largo plazo: gastos más grandes que harás en el futuro, como sacar el permiso de conducir, un viaje familiar o renovar los muebles del salón.
  • 10 % para invertir en ocio o algún capricho.
  • 5 % para donativos.

 

Consejos generales que debes tomar ya en tu día a día

  1. Optimiza el gasto en electricidad: No dejes los aparatos eléctricos encendidos cuando no los estés usando y tampoco los dejes en stand-by, ya que siguen gastando sube.
  2. Usa Bombillas eficientes: Para que te hagas a la idea las bombillas eficientes consumen hasta 80% menos energía que las bombillas incandescentes y tienen hasta 10 y 15 veces mayor vida útil.
  3. No malgastes agua: Cierra el grifo del agua cuando no la estés utilizando, por ejemplo, cuando te estás lavando los dientes, afeitando o enjabonando el cuerpo.
  4. Agua fría en vez de caliente para lavavajillas y lavadoras: El agua caliente supone un cuarto del consumo energético de una vivienda normal. Por eso, cualquier mejora a este respecto nos ayudará a reducir la factura sustancialmente.

 

  • Planifica tu gasto mensual: Haz un planning mensual a finales del mes anterior o el primer día de cada mes y trata de ajustarte lo más posible a él. procura tener el menú semanal planteado para planificar su compra podras comprar alimentos de temporada o en oferta más facilmente
  • Haz la lista de la compra: No vayas a comprar sin lista, ya que esto hará que olvides cosas necesarias, con lo cual tendrás que volver. Pero, sobre todo, y mucho peor para ahorrar, hará que compres cosas innecesarias, que ya tienes en casa, o caprichos. Llevar bolsa de tela o reutilizable puedes llevarla plegada.
  • Compara precios: Fíjate en las distintas opciones de compra de un mismo producto, y analiza el precio/kilo para decidir cuál de ellos es mejor. Busca las marcas blancas, que a menudo son de la misma calidad que las marcas reconocidas, pues las fabrican ellas mismas.
  • Compra las cantidades que necesites: Así evitarás que se te estropee la comida y tengas que acabar tirándola.
  • Compra productos de temporada: Recuerda que los productos de temporada son hasta un 15% más económicos.

Reutiliza, recicla y repara

Aprovecha las ofertas tanto en alimentación como si debes comprar algún electrodoméstico o producto necesario.

A %d blogueros les gusta esto: