Freidoras sin aceite 2019

Freidoras sin aceite el complemento a la vida sana

 las freidoras de aire son de muy fácil manejo, por lo que si no has tenido antes una freidora aprenderás a utilizarla sin mayores problemas. Por lo general sólo tendrás que seguir unos pocos y simples pasos para que la freidora se ponga en marcha y cocine tus platos favoritos de una forma mucho más saludable. Estas freidoras junto con la coción de los alimentos al vapor son los aliados perfectos para la vida sana sin renunciar al sabor ni a privarte de alimentos. La verdad es que una freidora sin aceite es un electrodoméstico de esos que cuando entran por la puerta de casa se hacen imprescindibles. Hace falta un tiempo de adaptación, eso es verdad, probar recetas, ajustar tiempos… y sobre todo familiarizarte con un nuevo concepto de cocina.

Beneficios de una freidora sin aceite

  • La reducción de calorias extras que aporta el hecho de freir en aceite o grasas al alimento que estás cocinando
  • La reducción del tiempo para cocinar y el hecho de que puedas programar tiempo y potencia
  • La reducción del gasto energético comparándolo con una cocción al horno (la tecnología más parecida)
  • Facilidad de limpieza, nada que ver con limpiar una freidora tradicional
  • Mayor comodidad a la hora de cocinar al no ser necesario estar pendiente en todo momento de la cocción.
  • Es posible disminuir un 85% de la grasa en los alimentos.
  • Cocinarás sin humos ni olores en la cocina o en la ropa.
  • Ahorrarás en aceite, ya que este tipo de freidoras funcionan sin aceite aunque como te comentaba anteriormente le puedes añadir una cucharadita.
  • No causan salpicaduras al usarlas.
  • Se limpian de manera más sencilla.

 

Aspectos a analizar en tu elección:

  • Capacidad: Este punto adquiere gran importancia ya que debes de tener en cuenta para cuantas personas piensas cocinar. Actualmente en el mercado tienes freidoras de aire de uno a cinco litros de capacidad.
  • Potencia: Las freidoras sin aceite disponen de motores que provocan una circulación de aire caliente por todo el deposito que cocina tus alimentos. Encontrarás freidoras sin aceite desde los 800 vatios a los 2.000 vatios pero deberás tener en cuenta que el tiempo de cocción será algo más elevado que en las freidoras tradicionales.
  • Tamaño: Estas freidoras sin aceite suelen ser más pequeñas que las tradicionales, no obstante antes de comprar una mira bien sus dimensiones para poder ubicarla en tu cocina sin problemas.
  • Funciones: Con la gran mayoría de las freidoras sin aceite podrás freírcocerasartostar y hornearnumerosos platos más saludables que con las freidoras tradicionales. Fíjate también en si la freidora sin aceite dispone de auto-apagado, temporizador, temperatura regulable, sistema anti sobrecalentamiento… y en definitiva todo aquello que te pueda ayudar a hacer más fácil la preparación de tus platos favoritos.
  • Dimensiones (espacio necesario en la cocina) ¿dónde vas a guardar la freidora sin aceite? Sabemos que en la cocina no suele sobrar espacio… piensa donde vas a guardarla antes de elegirla.

 

 

¿Cómo funciona una freidora sin aceite o freidora de aire caliente?

Su principio de funcionamiento es similar a un hornococina a través de la circulación de aire caliente rápido. Una freidora sin aceite está formada por el recipiente (que es el que determina la capacidad y donde debes evaluar qué volumen necesitas) y mandos de tiempo y temperatura.

 Cómo funciona

Lo primero que tenemos que saber es que el término de “sin aceite” es inexacto; si que lo emplean, aunque tan solo 1 o 2 cucharadas. Su funciona de funcionar es muy similar a la de un horno.
Los modelos actuales permiten conseguir un tipo de cocción muy característica, logrando que los alimentos queden tiernos y crujientes al mismo tiempo.

Constan de un recipiente cerrado en el que se emitirá un chorro de aire caliente, logrando una cocción bastante parecida a la que se conseguiría con un tipo de fritura crujiente. Por ejemplo, si queremos hacer patatas, conseguiremos un término medio entre patatas fritas y patatas asadas.

Conclusiones

Disfrutar de una deliciosa y saludable comida que esté libre de aceite, resulta mucho más sencillo si lo haces con una freidora sin aceite, ya que éstas son las únicas freidoras del mercado doméstico que nos ofrecen disfrutar de cualquier alimento, sea frito o no, sin que sea preciso utilizar una gran cantidad de aceite, por lo que los platos son mucho más simples de preparar y sobre todo más saludables.

El tiempo de cocción de las freidoras sin aceite es algo mayor que con las freidoras tradicionales. Lo más cómodo es que revises el libro de instrucciones de tu freidora sin aceite y te fijes en los tiempos de cocción recomendados para cada tipo de alimento ya que en función del alimento y del tipo de cocción que elijas los tiempos variaran.

Que tener en cuenta para elegir bien

Todos los modelos tienen alguna particularidad o añaden extras interesantes, pero hay unas cuantas cosas básicas que tienes que tener en cuenta para asegurarte una buena compra. Piensa bien tu compra para no pagar por lo que no necesitas y no quedarte corto por no añadir funcionalidades que luego vas a echar de menos. Atención a estos puntos:

Versatilidad

Mira bien la lista de funciones. Tiene que especificar que pueda freír, tostar, asar, hornear gratinar.

Potencia

Ojo con este punto. A más potencia, generalmente, más cargo en la factura de la electricidad. La mayoría de los modelos suelen fluctuar entre 1.100 y 1.650W.

Sin embargo hay modelos de mucha potencia con alta eficiencia energética. Esto quiere decir que, aunque gastan más, necesitan menos tiempo para cocinar, así que la cuenta se equilibra.

Capacidad

Prácticamente todas las freidoras sin aceite tienen una cubeta principal y una cesta o rejilla al estilo de las freidoras tradicionales. De ese modo, el poco aceite que puede sobrar se escurre hacia el compartimento grande, más fácil de limpiar.

Cuando hablamos de tamaños, lo normal es referirse a la cubeta grande, pero si usas la rejilla piensa que esta capacidad se va a reducir un poco. Entre 1,5 y 3 litros es la medida habitual

 

Deja un comentario